¡El TDAH en adultos no es un mito! Descubre si lo padeces y cómo controlarlo

¿Te cuesta concentrarte en el trabajo? ¿Eres desorganizado y olvidadizo? ¿Sientes una energía inagotable que te impulsa a hacer varias cosas a la vez? Si te identificas con estas características, es posible que padezcas Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), una condición que no solo afecta a los niños, sino que también puede persistir en la adultez.

¿Qué es el TDAH en adultos?

El TDAH en adultos se caracteriza por la presencia continua de los síntomas principales del trastorno, que incluyen:

  • Desatención: Dificultad para prestar atención, seguir instrucciones y completar tareas.
  • Hiperactividad: Exceso de movimiento, inquietud e impulsividad.
  • Impulsividad: Tomar decisiones apresuradas sin pensar en las consecuencias, actuar sin inhibiciones y tener dificultades para controlar las interrupciones.

¿Cómo saber si tengo TDAH en la adultez?

Si bien el diagnóstico del TDAH en adultos puede ser complejo, existen algunos indicadores que pueden ayudarte a identificar si padeces este trastorno:

  • Problemas en el trabajo o en los estudios: Dificultad para concentrarse, cumplir con los plazos, organizar el trabajo y realizar tareas repetitivas.
  • Desorganización y olvidos: Dificultad para mantener un espacio organizado, perder objetos con frecuencia y olvidar citas o compromisos.
  • Dificultades en las relaciones: Problemas para mantener la atención en conversaciones, interrumpir a los demás y tener dificultades para controlar las emociones.
  • Baja autoestima: Sentimientos de frustración, fracaso e incapacidad debido a las dificultades en diferentes áreas de la vida.

¿Cómo controlar el TDAH en adultos?

Si te han diagnosticado TDAH en la adultez, no te preocupes, existen diversas estrategias que puedes implementar para controlar los síntomas y mejorar tu calidad de vida:

  • Medicación: Los medicamentos estimulantes son la principal opción de tratamiento para el TDAH en adultos. Ayudan a mejorar la atención, la concentración y la capacidad de controlar la impulsividad.
  • Terapia: La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudarte a desarrollar estrategias para gestionar los síntomas del TDAH, mejorar la organización, la planificación y las habilidades de comunicación.
  • Cambios en el estilo de vida: Dormir lo suficiente, llevar una dieta saludable, realizar ejercicio físico de forma regular y practicar técnicas de relajación como el yoga o la meditación pueden ayudar a controlar los síntomas del TDAH.

Recuerda:

  • El TDAH en adultos es un trastorno real y tratable.
  • Si sospechas que puedes padecer TDAH, consulta con un profesional de la salud mental para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.
  • Con el tratamiento y las estrategias adecuadas, puedes controlar los síntomas del TDAH y llevar una vida plena y productiva.